Emprender está de moda. No hay cadena de televisión que no tenga su propio reality de emprendedores tras el negocio del siglo o revista que no publique algún reportaje sobre un joven empresario que partiendo de unos ahorros ha conseguido abrir una startup de éxito. La crisis económica y la evidente imposibilidad de hacerle frente con políticas económicas de corto plazo ha hecho ponerse en marcha a toda la maquinaria mediática (independientemente de sus filias y fobias políticas) con mensajes machacones que nos recuerdan que es hora de ser más competitivos y modernos, que no hay que tener miedo al fracaso y que todos los grandes empresarios han conocido la frustración antes de ser lo que son, que hay que montar nuestro propio negocio y no depender de nadie, en definitiva, no paran de decirnos que emprender “mola”.

Aunque toda esta fiebre por abrir nuevas empresas y negocios está suponiendo un apoyo psicológico para luchar contra el pesimismo nacional que está reactivando muchos sectores (formación, educación, etc) también es cierto que está resultando muy interesante para nuestro sector de la comunicación y la creatividad publicitaria pero por muy distintos motivos: los resultados observados son de todo menos esperanzadores, el bagaje creativo publicitario de los emprendedores españoles es claramente insuficiente y en general resulta chapucero e improvisado.

Cuando conocemos casos de éxito de empresas españolas recientes, descubrimos un apreciable interés por mostrar un concepto empresarial novedoso, diferenciador y moderno. Sus artífices suelen pensar en todo: desde un business plan riguroso y serio confrontado con precisos estudios de mercado hasta la búsqueda de los proveedores más ventajosos o los inversores más adecuados para su proyecto empresarial. Sin embargo, cuando llegamos al terreno de la creatividad publicitaria y al de la comunicación de las marcas, el emprendedor español demuestra hacer aguas. Movidos por el falso tópico instaurado en nuestro país de que para ser creativos no se necesitan grandes recursos ni expertos y de que todo lo que necesitamos para nuestro negocio (un logo, unas tarjetas de visita o una web)…) lo podemos hacer nosotros mismos con el Photoshop o el Word y un par de herramientas gratuitas en Internet, asistimos a un “tótum revolútum” creativo muy alejado de los estándares de calidad de esas marcas utópicamente aludidas en los seminarios de innovación empresarial de los fines de semana para ejecutivos o los masters de los grandes universidades de nuestro país.

Empezando por el naming, fase en la que no solo buscamos una buena palabra que se convierta en nuestro nombre, sino en algo más clarificador y diferente, pasando por la importantísima comunicación corporativa que nos destacará como marca o supondrá que nos vean como una más del montón o la parte más comercial y pragmática, con la publicidad que hable de nuestros productos, el resultado es concluyente: el recién nacido emprendedor español suspende en creatividad, diseño y comunicación de su marca.

Aquí es donde cobra enorme importancia la agencia, que debe saber abrirse y enfocarse a este nuevo mundo de los emprendedores. Asesorando hasta ahora a grandes marcas y medianas, el mundo de la gran agencia ha excluido por definición a las marcas pequeñas y recién nacidas, que han sido más propensas a buscar a freelances apurados o a agencias-chiringuito que por presupuesto y atención parecían estar más pendientes de sus necesidades, pero con resultados en general tan lamentables que se extendió el pesimismo sobre la calidad de los profesionales de nuestro sector, triunfando así el rollito “háztelo tu mismo” con las penosas consecuencias publicitarias ya aludidas.

Se puede tener la mejor idea del mundo, pero si nadie las conoce o su imagen no tiene la suficiente atención, puede resultar que no tenga valor alguno en la práctica. Es necesario recordar que para crear una marca de éxito hay que contar con herramientas de comunicación que solo los profesionales del mundo de la publicidad y la comunicación (creativos, diseñadores, copys o especialistas de marketing, etc) conocen de forma exhaustiva y competente, por ello el mundo de los emprendedores debe reconsiderar su visión de la creatividad y sus profesionales reconociendo su valor e importancia en la notoriedad futura de sus marcas. Porque así estaremos todavía a tiempo de emprender con mejor creatividad.

Por Jose G. Pertierra, director de arte de Clicknaranja

Eolo Comunicación

Author Eolo Comunicación

More posts by Eolo Comunicación

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies