EconomíaGestión empresarialRecursos HumanosTecnología

¿Cómo captar inversión para tu startup?

By 4 marzo, 2015 No Comments
  • La Fundación José Manuel Entrecanales propone a los emprendedores una serie de consejos para conseguir rondas de financiación que den impulso a sus proyectos empresariales

El aumento de la inversión en nuestro país y el mayor compromiso por parte de instituciones públicas y entidades privadas para con la creación de startups comienzan a aliviar las expectativas de los emprendedores. Sin embargo, la financiación necesaria para poner en marcha una empresa o darle el impulso definitivo sigue siendo una cuestión clave a la hora de plantearse el desarrollo de un proyecto. Por ello, la Fundación José Manuel Entrecanales ha elaborado un decálogo para aumentar las posibilidades de atraer a los inversores y captar financiación para su proyecto empresarial.

Plan de negocio. Se trata de una herramienta esencial y básica sobre la que reside todo el planteamiento en torno al negocio, por eso es importante que su redacción incluya un completo estudio de mercado, las posibilidades de desarrollo, el análisis de la competencia y las cifras de previsión de ingresos y gastos, entre otros pronósticos coherentes y con tintes realistas.

Conocimiento de los inversores. Cada startup ha de buscar el modelo de financiación más adecuado para su negocio. Por eso, conocer el amplio abanico de opciones de inversión permitirá al emprendedor conseguir una inyección de capital de forma más sencilla. Presentarse a concursos para emprendedores, el networking para atraer a los business angels y a los venture capitalists, o la utilización de las plataformas digitales para darse a conocer pueden ser decisivas a la hora de recibir una inversión, que no tiene por qué ser solo económica, sino que puede ser más global. Una inversión de smart money aporta mucho más que dinero, ya que implica al socio capitalista en temas gestión y asesoramiento de la empresa.

El capital humano. Contar con un buen equipo, con talento y especializado en varias disciplinas complementarias, es necesario para conquistar al inversor. Se trata de formar un equipo ágil y proactivo que tenga además un líder con dotes de dirección y ejecución y capacidad de aprendizaje y escucha.

Proyecto innovador (I+D+i). La innovación es una constante que las startups no deberían perder de vista si quieren prosperar en la complicada red del tejido empresarial. Apostar por ideas innovadoras y necesarias para la sociedad permitirá despertar la atención de los inversores y conseguir atraer el capital necesario para desarrollar el proyecto.

Estrategia de marketing y comunicación. Darse a conocer por las vías tradicionales y a través de los nuevos canales de comunicación permite a la empresa posicionarse y crear una buena imagen de marca, facilitando a los posibles inversores un conocimiento más detallado del negocio y de su funcionamiento y evocando un efecto llamada de cliente a cliente e incluso de cliente a inversor.

Negocio escalable. Una empresa que no necesita doblar sus recursos para obtener el doble de beneficios se postula como una inversión apetecible. Los emprendedores han de demostrar la capacidad para optimizar sus recursos y aumentar las ganancias de forma exponencial.

Segmento de negocio. El emprendedor debe definir las necesidades de la sociedad con el producto o servicio a desarrollar, así como establecer el perfil del cliente al que va dirigido. Tener claro cuál es la cartera de clientes aumentará la fiabilidad del proyecto.

Omnicanalidad. En plena era digital, una startup que no está en Internet no existe. Por eso, además de contar con un buen proyecto online, la empresa debe conjugar la omnicanalidad a la perfección: los negocios del mundo físico deben estar preparados y adaptados para hacerlos posibles en el mundo digital a través de las plataformas adecuadas.

Posibilidad de globalización. Internet ha propiciado que la globalización sea un proceso natural e imparable, por eso, las empresas que buscan una oportunidad de negocio han de establecer planes transfronterizos, buscando nuevos mercados que garanticen su éxito.

Viabilidad y rentabilidad. Un proyecto sólido, viable y de referencia no necesariamente tiene que ser original, pero sí ha de ser bueno y demostrar la capacidad de generar un interés y una fidelidad entre los posibles clientes. Si la empresa puede resolver estos aspectos atraerá a los inversores.

Teresa

Author Teresa

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid, completó sus estudios en UCLA (University of California, Los Ángeles) y en Masarykova Univerzita (Brno, República Checa). Viajar y aprender otros idiomas conforman su tiempo libre. Domina el inglés pero también ha estudiado otras cuatro lenguas. Además cuenta con una variada experiencia en medios de comunicación y muestra especial interés por la Historia y las Relaciones Internacionales.

More posts by Teresa

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies