Sin categoría

Claves para diagnosticar un equipo dañado y recuperar sus datos

By 5 junio, 2017 No Comments

>> Always On pone de relieve los accidentes que pueden sufrir los dispositivos y las soluciones existentes para no perder la información que contienen.

El auge de las nuevas tecnologías y la utilización de las mismas para el ámbito profesional y personal ha llevado a la mayoría de usuarios a utilizar discos duros externos, pen drives y memorias móviles para almacenar su información. Estos dispositivos pueden sufrir todo tipo de daños que hacen peligrar los datos que contienen y es necesario llevar a cabo labores de recuperación de datos, si no se han realizado copias de seguridad.

Los daños más comunes que suelen sufrir estos dispositivos son los siguientes, aunque cabe destacar que cada caso es único ya que se debe evaluar de forma individual para conocer a qué nivel y con qué gravedad se ha dañado y cuáles son los datos que se pueden recuperar:

  • Si se borra sin querer un archivo en móviles o pendrives es posible que sea reemplazo y se produzca una sobreescritura por lo que será imposible su recuperación; mientras que si se trata de un disco duro es posible que se pueda localizar.
  • Enchufar un disco duro externo en un equipo que no comparte su naturaleza (PC/MAC) puede producir un formateo y en muchos casos estos datos no pueden recuperarse.
  • Muerte repentina del dispositivo. Conocido como obsolescencia programada, es la programación del fin de la vida útil de un producto, es decir, tras un tiempo calculado previamente por el fabricante se convierte en un aparato no funcional.
  • Ciberataque. Los datos pueden ser secuestrados a cambio de un rescate o pueden ser sustraídos si los equipos no están correctamente protegidos.
  • Caída de líquido sobre el dispositivo. En estos casos variará dependiendo del tipo de líquido y la cantidad. Para llevar a cabo la recuperación es necesario un equipo especial y dedicar mucho tiempo tanto para valorar si se pueden recuperar los datos como para cuál es la forma idónea de llevarlo a cabo.
  • Las caídas al suelo son diferentes ya que también hay que tener en cuenta si el dispositivo se encuentra encendido, apagado o si estaba en uso durante el golpe.
  • Las subidas de tensión son también casos especiales, ya que en función de la potencia y la intensidad varía la gravedad con la que los chispazos atacan los chips.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta la antigüedad, la calidad del disco, la cantidad de datos que almacena y el tipo de uso que ha tenido; sin embargo, la naturaleza del archivo es irrelevante en el momento de la recuperación, aunque habría que tener en cuenta si su pérdida afecta solamente a nivel individual o al ámbito profesional, ya que este último caso, puede suponer daños empresariales.

“La cantidad de datos y la importancia de los mismos es lo que impulsa a los expertos a mejorar las técnicas de recuperación de datos en casos de daño, que estamos detectando que cada vez son más frecuentes” asegura Marta Ciruelos, portavoz de Always On.

 

berenice

Author berenice

Graduada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada superior en Edición en Medios digitales por el Centro Universitario Villanueva. Experiencia en organización de eventos y gabinetes de prensa. Interesada en el apasionante mundo del Community manager.

More posts by berenice

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies