Gestión empresarialSalud

China, vuelve la gran migración

By 1 febrero, 2013 No Comments

Feliz año 4711. Llega el año nuevo chino y con él, volverá a batirse el máximo registro migratorio del ser humano. Más de mil millones de personas cruzarán cientos de kilómetros en tan sólo unos pocos días sin ánimo de mostrar ningún poderío ante nadie; solo con el objeto de volver a casa. Cargados de regalos, de ilusiones, de aventuras que contar a los lugareños, la nostalgia se abandona por unos días y esas aldeas pobres, tristes y desangeladas se convierten en lugares sin defectos. La magia de volver a tu hogar.

Desde la distancia de occidente o desde la cercanía de los que vivimos aquí, el poderío se nota, se palma y en algunos casos incluso atemoriza. Durante varios días se para el mundo. La economía mundial se resiente. Los océanos respiran sin esa vorágine de navíos chinos cruzándolos. Occidente se alivia y disfruta, pues, durante ese tiempo de descanso, China no parece tan grande, apenas se la escucha. Aquel Dragón dormido que nunca quisimos despertar nos da un respiro con una siesta engañosa.

Tras el año nuevo vuelve la actividad. Millones de emprendedores chinos empezarán sus proyectos a finales de febrero, centenares de miles de nuevas contrataciones, las empresas, con nuevos objetivos, crearán nuevos departamentos, ampliarán y se fusionarán; nadie quiere quedarse atrás. El descanso termina con ese billete de vuelta, que devuelve a los chinos a la realidad, que les da 12 nuevos meses para hacer dinero y volver a casa de nuevo, ya en 2014, con las manos llenas sabiéndose triunfadores en uno de los lugares más competitivos del planeta.

¿Y que esperamos «los chinos» del año de la serpiente? Suerte, como no. A nivel «país» China empieza el año con muchos objetivos, aunque quizá menos que en otras ocasiones; objetivos más maduros, eso sí. Conscientes de la importancia capital del país en la economía internacional, China se asienta como un moderador de peso, especialmente en Asia y Oriente Medio, cuyos conflictos son los que realmente afectan a la economía china. Obviamente, el nuevo gobierno mostrará que no viene a seguir las pautas del anterior, que había permanecido en el cargo durante una década. La primera medida, aún con el gobierno «en funciones» ha sido una gran reforma de las normas de tráfico que dará que hablar. China no es occidente, ni pretende serlo, pero no va a quedarse atrás en temas de modernidad en ninguna faceta.

Con el Euro enfermo crónico y el Dollar bailando apretado con el precipicio fiscal americano, al Yuan lo debaten entre una caída producto de las anteriores o un cambio drástico para liderar el nuevo orden mundial. Pero, ¿seguirá aceptando China convertirse una sociedad cara, centrada en el consumismo y las importaciones y dejando paulatinamente de ser la fábrica del mundo? Es probable que no obtengamos respuesta en este nuevo año, pero seguro veremos hacia dónde van dirigidas las estrategias a largo plazo.

Desde el punto de vista empresarial lo cambiamos todo para que no cambie nada. Más importaciones y más consumismo para que el dinero siga moviéndose, para que siga multiplicándose. La ambición china sigue haciendo crecer al mayor país del mundo en unas cifras escandalosas, aunque a veces nuestros economistas nos consuelen/confundan intentando convencernos de que un menor crecimiento es un decrecimiento.

Abramos los ojos, China no decrece. Y no solo no decrece, sino que sigue creciendo a un ritmo demoledor y en 2016 se calcula que ya será la primera potencia mundial. Obviamente, se resiente del descenso del consumo de dos de sus mayores clientes: Europa y EEUU. Pero ha sabido reconvertirse, una vez más, para dar servicio al resto del mundo (BRICS, Latinoamérica, África, Asia, etc.). No hay ningún país entre las primeras economías del mundo, ni entre las segundas, que pueda siquiera acercarse a los niveles de crecimiento de China. ¿Por qué nos cuentan que decrece, que se detiene o incluso que se desmorona? Probablemente, los que nos lo cuentan son los mismos economistas que supieron predecir perfectamente la crisis mundial. Las explicaciones que encontramos son una mezcla entre desconocimiento, «mal de muchos…» y pensar que si a China le va mal a occidente le irá mejor. Cuando se dice que China se ha estancado o decrece, además de faltar a la verdad, se hace desde un prisma realmente manipulado.

La única forma de buscar un dato negativo es compararla con la propia China de años anteriores, pues no hay ni un sólo país del primer mundo que pueda siquiera acercarse a los datos de crecimiento chinos. La explicación es tan fácil como evidente. China ha dejado de ser un país tercermundista. Los mercados inmaduros son inestables y cuando son atractivos generan crecimientos elevados. Los mercados maduros son estables, las subidas y bajadas se amortiguan. Obviamente, llegará un día en el que China crecerá «solo» un 3%. Eso con lo que sueñan la mayoría de países europeos y muy pocos logran. De momento, mientras crezca a ritmos del 7-8% las noticias que nos cuentan que China se hunde, habrá que saber con qué objetivos vienen.

Sabiendo que China sigue creciendo, tenemos dos opciones: ignorarlo, seguir pensando que Europa es el centro del mundo y que nada ha cambiado o subirnos al tren. Un tren cada vez más unidireccional, pues cada vez llega más vacío a Occidente y vuelve más lleno a China. Subirse a él significa volver a los inicios, volver a trabajar. Subirnos, ya no como turistas ricos que van a visitar el tercer mundo, sino como emprendedores cargados de maletas llenas de productos, servicios e ideas que pueden funcionar en el mayor mercado del mundo. Pensar que hay un lugar para nuestro producto allí, soñarlo, creerlo y hacer que pase.

Podemos, claro está, ignorar que el mundo ha cambiado y que seguimos marcando las pautas. Para todos los demás, los que miran al futuro: feliz año 4711.

Artículo realizado por Adrián Díaz
Socio-fundador de SedeenChina

www.sedeenchina.com

berenice

Author berenice

Graduada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Titulada superior en Edición en Medios digitales por el Centro Universitario Villanueva. Experiencia en organización de eventos y gabinetes de prensa. Interesada en el apasionante mundo del Community manager.

More posts by berenice

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies