Jurídico

12 miembros internacionales y 16 nacionales conforman el Grupo de Trabajo de Cremades & Calvo-Sotelo que estudia los abusos sexuales en la Iglesia Católica española

Desde Eolo Comunicación hemos trabajado junto al bufete Cremades & Calvo-Sotelo en la convocatoria a medios para conseguir la asistencia de los periodistas a la rueda de prensa en la que se ha presentado a las personas que están llevando a cabo la auditoría. Y también nos hemos encargado de redactar el contenido de la nota de prensa.

El presidente de la firma legal internacional Cremades & Calvo-Sotelo, Javier Cremades, ha presentado el Grupo de Trabajo que forma parte de la auditoría independiente acerca de los informes e investigaciones sobre los casos de abusos a menores en el seno de la Iglesia española, que el despacho inició en el mes de febrero. Está conformado por 28 miembros de los cuales 12 son internacionales y 16, nacionales. Destacan seis representantes de diferentes despachos de abogados.

Cremades ha subrayado la pluralidad de grupo y en este sentido ha asegurado que “acometemos este proyecto con toda la responsabilidad, los ángulos, especialidades y perspectivas que requiere; se dan todas las condiciones de idoneidad técnica profesional y están representadas las diferentes especialidades para facilitar el mejor entendimiento del fenómeno del abuso sexual a menores y personas vulnerables en el seno de la Iglesia Católica”.

Aunque no forman parte del Grupo de Trabajo, colaboran también en los trabajos periciales Encarnación Roca, especialista en derecho civil, Manuela Carmena, cuyo dictamen se centra en explicar la perspectiva y experiencia de las víctimas, y Juan Luis Cebrián, al que se le ha asignado la función de determinar la dimensión de la comunicación social.

En estas seis semanas desde que se puso en marcha la auditoría independiente, se han presentado en torno a 50 denuncias y se han iniciado contactos con diferentes asociaciones y reuniones con obispos. En este periodo de tiempo el Grupo de Trabajo ha empezado la “escucha activa” de las víctimas para entender la verdad y ha iniciado el proceso de reparación de los daños.

Cremades ha destacado la independencia del grupo y en esta línea ha afirmado que “en 11 meses vamos a tener que entregar un informe que refleja la verdad, propone medidas de reparación, y que debe proponer medidas para evitar que vuelva a ocurrir en un futuro”. Además, ha hecho hincapié en que “se tiene que reflexionar y buscar mecanismos institucionales estables para que cualquiera pueda tener procesos de reconocimiento y poder evitar, si así lo desean, un proceso judicial para conseguir una indemnización”.